2017 (A-DOWN): COLEGIOS DE LA ORDEN DE SANTIAGO

El pasado 2016, Maríángeles Rivera (cantaora del grupo flamenco de mi mujer, Carmen Maroto), adquirió 2 ejemplares de "Las 7 vidas de Mawiwi" para sus nietas, a las que gustó mucho. A través de Carmen, Mariángeles se informó de la campaña que se estaba organizando con el cuento para obtener beneficios para "A-down Valdepeñas", y haciéndose partícipe de la causa habló con Paqui Diaz, vecina suya y maestra del colegio de Santa Cruz de los Cáñamos. Paqui comenzó entonces a divulgar la labor del cuento en su colegio.

Asimismo, Mariángeles llevó un ejemplar al colegio de su localidad, Almedina, para dar a conocer la campaña solidaria que se estaba llevando a cabo. Animadas con el proyecto, las maestras de Almedina comunicaron al colegio de Albaladejo su interés en trabajar con el cuento como proyecto de animación a la lectura, y Albaladejo terminó uniéndose también. De esta manera, los 3 colegios acordaron participar con "Mawiwi" aprovechando el Día del Libro del 2017.

El por qué de estos tres colegios y la comunicación que existe entre ellos se debe a que forman parte de lo que se conoce como "Colegio Rural Agrupado" (CRA). En concreto, los colegios de las localidades de Albaladejo, Almedina y Santa Cruz de los Cáñamos conforman el "CRA Orden de Santiago".

Y así, el pasado 24 de Abril de 2017, y con muchos meses de trabajo por parte de los maestros y del alumnado, hice una "gira" por los colegios del CRA Orden de Santiago para charlar con los niños acerca de "Mawiwi" y sus peripecias.


C.P. de ALMEDINA:

A las 10.00 h, y acompañado por mi madre, Juana de la Torre, que se ofreció para hacerme de chófer,
llegamos a Almedina. Allí nos esperaba Maríángeles Rivera, promotora de toda esta campaña.


De inmediato comencé la actividad con los niños y niñas del colegio de Almedina, y nada más llegar me ofrecieron algunos dibujos que habían elaborado sobre el cuento.



Allí respondí a todas las preguntas que me formularon los chicos, y también a las del profesorado que me acompañó durante el acto. Debo reconocer que las maestras me trataron de manera excepcional, haciendo desde el primer momento que me sintiera cómodo. Me hubiera gustado haber charlado más con ellas, pero los compromisos del día lo hicieron imposible. 

Como apunte final debo decir que mi madre también tuvo su momento de gloria contando a los alumnos algunas anécdotas de mi infancia, en concreto con los libros de texto del cole, pues los tenía siempre llenos de garabatos y dibujillos en los márgenes. De alguna manera les dio a entender que mi afición a la ilustración nació desde muy temprana edad. También les explicó que de pequeño solía coger los cuentos, sin saber leer aún, e incluso del revés algunas veces, y que me inventaba las historias sobre la marcha, como si estuviera leyendo de verdad. "Siempre ha sido muy cuentista", les dijo mi madre, y la verdad es que no mintió.




C.P. de SANTA CRUZ DE LOS CÁÑAMOS:

A las 11.00 h llegamos al segundo colegio de nuestra ruta, donde me encontré, para mi sorpresa, con un enorme mural que habían confeccionado profesores y alumnos durante los meses que habían dedicado a la lectura del libro. El mural contenía dibujos de todos los capítulos del cuento, definidos uno a uno, en un espectacular collage que me dejó boquiabierto. 


Me quedé perplejo con tanto trabajo y esfuerzo, y durante unos minutos estuve recreándome en los diferentes dibujos de los niños y niñas del colegio. Pero no solo eso, también habían elaborado una especie de agenda sobre el cuento, o como ellos denominan, el "Libro Viajero". Este cuaderno, que parecía una guía Campsa de lo grueso que era, contenía todos los resúmenes que los niños habían ido redactando sobre cada capítulo, además de dibujos e ilustraciones.



Me quedé sin palabras, aquella sala era como un "Museo de Mawiwi". No puedo expresar la alegría que sentí al ver tanta afición reunida entorno a mi personaje. Me hicieron sentirme muy orgulloso de mi obra. Pero ahí no acabó la cosa. Luego vinieron las preguntas de los escolares, que fueron muy divertidas y amenas. Al final fui yo el que les hice preguntas a ellos, a modo de trampa, pero me las respondieron todas acertadamente. ¡Se sabían el cuento con pelos y señales! 

Fue entonces el momento de las firmas de ejemplares. He aquí una imagen del momento en que prácticamente me rodearon los alumnos mientras Paqui me explicaba el funcionamiento del "Libro Viajero":


Como colofón a esta increíble experiencia nos hicimos una foto de grupo.


De forma totalmente improvisada algunos alumnos me abrazaron justo antes de irme, así que ya me ganaron del todo. No se me llegó a despertar el instinto paternal, pero me caló muy hondo ese bonito gesto, rodeado de mis "gatetes", jejeje.


La verdad es que por momentos así no me importa cogerme días de vacaciones y echarme a la carretera visitando colegios. La finalidad es ayudar a A-down, no cabe duda, pero estas recompensas personales animan a uno a seguir contribuyendo. 


C.P. de ALBALADEJO:

A las 12.15 h, y culminando las jornadas del Día del Libro, llegamos al último pero no menos importante colegio del CRA Orden de Santiago, en Albaladejo. Este colegio es el que más alumnos aglutina de los tres, y de hecho en la charla tuve niños/as de todas las edades.

Ya la recepción prometió, pues esperando en los pasillos del colegio descubrí unas enormes ilustraciones de Mawiwi. No pude reprimirme y me hice unas fotos. Véase el tamaño de los dibujos en comparación conmigo. ¡Un trabajazo, sí señor!


Después se celebró la charla con todos los alumnos y alumnas del centro, desde los más chiquitines hasta los más grandes. Obviamente, los escolares de los cursos superiores fueron los que más preguntas hicieron. Como en los colegios anteriores, me consultaron sobre una posible segunda parte de Mawiwi. Parece que me lo voy a tener que pensar ante tanta presión, jejeje.

Tras las preguntas y la firma de ejemplares, nos hicimos unas fotos por grupos.




Los más pequeños aparecieron con unos peculiares "Mawiwis" soportados en palitos. Los agitaban efusivamente como si estuvieran en una campaña electoral. ¡Qué graciosos estaban! Desde luego fue muy original.

Y aquí acabó mi periplo por la comarca de la Orden de Santiago. Una experiencia inolvidable y llena de gratos recuerdos. Gracias a todo el profesorado y alumnado por colaborar en esta campaña, y sobre todo por ensalzar de esta manera a "Mawiwi". Como diría nuestro ex-rey "Juancar": ¡me llena de orgullo y satisfacción! Un fuerte abrazo a todos.

_____________________________________________________________

No puedo cerrar esta columna sin trasladar mi agradecimiento, por orden de aparición en el proyecto, a las siguientes personas:

- A Carmen Maroto, por divulgar con tanto cariño mi cuento y su finalidad entre todos sus conocidos.
- A Mariángeles Rivera, por ser tan gran receptora de "Mawiwi" y promocionarlo en el colegio de su localidad, así como a su vecina Paqui (que lo trasladó a su colegio de Santa Cruz de los Cáñamos).
- Al colegio de Almedina, por generar estas jornadas y difundir la actividad al colegio de Albaladejo.  Sin su iniciativa esto no hubiera tenido lugar. 
- Al colegio de Santa Cruz de los Cáñamos, por participar del proyecto con tanto interés (básicamente han instaurado el "Museo de Mawiwi"), y en especial a Paqui Díaz (que fomentó la campaña en su colegio y me organizó las jornadas pacientemente).
- Al colegio de Albaladejo, por la enorme participación escolar, y en especial a Ana Sánchez, que hizo los portes de todos los cuentos (y puedo asegurar que pesan lo suyo).
- A los niños y niñas de todos los colegios implicados del CRA Orden de Santiago, por leer y disfrutar de "Mawiwi" con tanta pasión y dedicación. Un abrazo enorme para todos ellos. Por extensión también debo recalcar el apoyo de las madres y padres de los escolares, puesto que sin su esfuerzo adquiriendo un ejemplar del libro, las jornadas no hubieran sido posibles.
- A mi madre, Juana de la Torre, por llevarme esa mañana de una localidad a otra facilitándome el "tour", y por asumir incluso los gastos de gasolina. ¡Gracias madre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario